FLASH DE NOVEDADES:

Citas de Heinrich Heine: "Si quieres viajar hacia las estrellas, no busques compañía" █ "Los sabios emiten ideas nuevas; los necios las expanden". █ "La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca". █ "Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres". █ "Un amigo me preguntaba porqué no construíamos ahora catedrales como las góticas famosas, y le dije: Los hombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros, los modernos, no tenemos más que opiniones, y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que una opinión."

Ciudadanos de Babia

5.12.10

Selección de microrrelatos

A continuación, presentamos una selección de los microrrelatos más logrados según nuestro punto de vista:

Uno del escritor español
Max Aub, "Hablaba y hablaba...":
Hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba. Y venga hablar. Yo soy una mujer de mi casa. Pero aquella criada gorda no hacía más que hablar, y hablar, y hablar. Estuviera yo donde estuviera, venía y empezaba a hablar. Hablaba de todo y de cualquier cosa, lo mismo le daba. ¿Despedirla por eso? Hubiera tenido que pagarle sus tres meses. Además hubiese sido muy capaz de echarme mal de ojo. Hasta en el baño: que si esto, que si aquello, que si lo de más allá. Le metí la toalla en la boca para que se callara. No murió de eso, sino de no hablar: se le reventaron las palabras por dentro.

El mexicano
Jaime Muñoz Vargas, “Justicia”:
Hoy los maté. Ya estaba harto de que me llamaran asesino.

El uruguayo
Mario benedetti, "Su amor no era sencillo":
Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse. En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.

Del escritor venezolano
Gabriel Jiménez Emán, "El hombre invisible":
Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello.

El más famoso de todos, “El dinosaurio”, del escritor guatemalteco
Augusto Monterroso:
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

El que destronó "El dinosaurio" por ser más corto aún (del escritor mexicano
Luis Felipe Lomelí), "El Emigrante":
-¿Olvida usted algo?
-¡Ojalá!

Finalmente, uno de la escritora argentina
Ana María Shua:
¡Arriad el foque!, ordena el capitán. ¡Arriad el foque!, repite el segundo. ¡Orzad a estribor!, grita el capitán. ¡Orzad a estribor!, repite el segundo. ¡Cuidado con el bauprés!, grita el capitán. ¡El bauprés!, repite el segundo. ¡Abatid el palo de mesana!, grita el capitán. ¡El palo de mesana!, repite el segundo. Entretanto, la tormenta arrecia y los marineros corremos de un lado a otro de la cubierta, desconcertados. Si no encontramos pronto un diccionario, nos vamos a pique sin remedio.


1 comentario:

Nicole Sagan dijo...

Lo mío son los microrrelatos. Tú mismo me lo dices en nuestras interminables charlas telefónicas. xD

Vota este blog en Bitacoras.com ¡Gracias!

votar