FLASH DE NOVEDADES:

Citas de Heinrich Heine: "Si quieres viajar hacia las estrellas, no busques compañía" █ "Los sabios emiten ideas nuevas; los necios las expanden". █ "La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca". █ "Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres". █ "Un amigo me preguntaba porqué no construíamos ahora catedrales como las góticas famosas, y le dije: Los hombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros, los modernos, no tenemos más que opiniones, y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que una opinión."

Ciudadanos de Babia

12.2.10

EL SAPO Y LA PRINCESA


Había una vez...
En el reino de los cuentos,
Relatos de príncipes, dragones y raptos,
Princesas bellas,
Brujas y hadas buenas...

En el reino prusiano, mas allá de las altas montañas,
había una princesa que brillaba.
Los reyes de aquel reino querían desposarla para ello llamaron
al príncipe Dranes que vendría de tierras lejanas.
La princesa Keliana no estaba de ganas para esta situación,
que a diario acudía al estanque para hablar de amor,
estaba ahí desde mucho un sapo verdoso amarillo,
con ojos grandes la contemplaba y lloraba en silencio esta pena,
aceptaba ser su mascota, nunca le besaría, como en los otros cuentos...

Este sapo sabía de su vida, puesto que la princesa Keliana
de su incipiente vida le hablaba
y así le contó que iba a casarse,
con un lejano príncipe llamado Dranes,
ya que sus padres los reyes lo habían dispuesto,
para unir tierras era el pretexto.

Pero Keliana indignada por tal imposición,
se refugiaba en el estanque hablando de amor
(el sapo la contempla con ojos celosos...)
- si fueras tú mi sapo, ese príncipe encantado –
Le miraba tiernamente en el estanque el sapo,
sus lágrimas rodaban por su redonda cara,
la noticia hizo hinchar a este sapo de rabia
estaba celoso de no poder tocarla.

Todo esta dispuesto
Keliana esta hermosa, como nunca antes,
el príncipe Dranes ha llegado montado en su corcel,
sus atuendos brillantes enloquecen a las cortesanas
su escudo de armas y su espada serrana.
El día era hermoso...
La boda se consumaba.
Nuestro sapo lloraba
queriendo sumergirse en el estanque
y no aparecer de mañana croa croa croa lloraba...
Deambulaba por el estanque una atrasada hada azul
equivocó felizmente el camino
y al sapo escucho llorar...
el hada azul al ver al sapo que lloraba
se conmovió tanto de este desdichado..., le miro cálidamente y le habló:
-¿ Por qué lloras, hermoso sapo?
- ¿Por qué lloras esta mañana?
El sapo le murmuraba con gran tristeza...
- Me doy cuenta, te has enamorado...
- Te has enamorado de Keliana...

Tus ojos me recuerdan a alguien,
hablaré con la bruja Babalinia que es mala –mala-mala...
ella debe saber de quien son esos ojos,
además me debe un favor,
veremos quien se esconde en este sapo llorón.

La bruja Babalinia quien era mala-mala-mala
miraba todo desde el viejo bracero
mirando con detención insana al príncipe Dranes
lo quería someter en sus lujuriosos ritos y juegos de placer.
Esta se jactaba de seducir al mismo demonio
y este en gratitud le pagó con juventud y belleza.

No fue difícil para la bruja Babalinia, conquistar al príncipe con tal belleza.
No existía presa que no sucumbiera a los encantos y juegos de esta.

Volvió el hada azul al estanque buscando al sapo para ayudarle,
ya estaba moribundo de amor y su vida estaba extinguiéndose,
mas esta hada buena lanzó unos polvos y conjuró al viento de esta manera...
- No podrás ser príncipe, solo en el momento que Keliana desee te convertirás en hombre viril y audaz para amarle hasta la eternidad...
-¿Estás dispuesto sapo, a correr el riesgo?

El sapo saltó de emoción,
sus ojos ya no eran los mismos,
si hasta son de otro color.

Por esos días se rumoreaba que el príncipe Dranes partiría de cacería.
Era por todo el reino sabido que la bruja lo esperaría,
se perderían por el bosque y seguramente se amarían...
nadie tendría el valor de decir algo....
Estaba en juego la vida.

Mientras tanto en el reinado prusiano Keliana visita el estanque,
recuerda a su mascota: el sapo de ojos brillantes.
Algo hay en esa tarde el olor a hierbas secas,
jazmines en flor, pájaros cantando y hada azul revoloteando.

- Aquí estás mi bello sapo; soy una ingrata,
desde que estoy con el príncipe
Dranes soy desdichada...
(Decía Keliana tomando al sapo con sus manos)
El hada azul le escucha y le susurra al oído:
-Deséale, deséale, deséale...como hombre...
Keliana repite sin darse cuenta. ...
- Si fueras tan solo un hombre, que me haga sentir,
dejaría mi ventana abierta para amarte con frenesí.

En ese momento el viento arremolina su vestido tapando su rostro al polvo.
Al descubrir su cara de su vestido, mira a un hombre que la mira firmemente,
ella reconoce esa mirada ( eres tu mi adorado sapo, siempre fuiste tu..).
Los dos se abrazan y se besan, se hablan palabras y corren al bosque
que el sapo conoce bien, el cielo y las estrellas están de su lado esta vez
- Solo debes desearme, murmuraba este hombre mientras la amaba desesperado.

El príncipe Dranes ha llegado muy cansado y se retira a sus habitaciones
Keliana lo sabe, hace tiempo dejó de amarle, no la desea,
pero no le importa porque ella en su habitación ha dejado la ventana abierta. ....

El hada azul una vez más ha cumplido,
Todos en este cuento se aman en secreto
Y así felices vivirán por siempre...

Fuente:LA PÁGINA DE LOS CUENTOS.

2 comentarios:

Té la mà Maria - Reus dijo...

dando un vistazo a tu blog
saludos desde Reus

Jaime López dijo...

Salutacions a tot Reus.

Fins aviat!

Vota este blog en Bitacoras.com ¡Gracias!

votar