FLASH DE NOVEDADES:

Citas de Heinrich Heine: "Si quieres viajar hacia las estrellas, no busques compañía" █ "Los sabios emiten ideas nuevas; los necios las expanden". █ "La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca". █ "Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres". █ "Un amigo me preguntaba porqué no construíamos ahora catedrales como las góticas famosas, y le dije: Los hombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros, los modernos, no tenemos más que opiniones, y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que una opinión."

Ciudadanos de Babia

7.11.09

Sobre política y lenguaje, vicios de la escritura. George Orwell #2

Pero usted no está obligado a encarar todo este problema. Puede evadirlo dejando la mente abierta y permitiendo que las frases hechas lleguen y se agolpen. Ellas construirán las oraciones por usted -y, hasta cierto punto, incluso pensarán sus pensamientos por usted- y si es necesario le prestarán el importante servicio de ocultar parcialmente su significado, aun para usted mismo. A estas alturas, la conexión especial entre política y degradación del lenguaje se torna clara. En nuestra época es una verdad general que los escritos políticos son malos escritos. Cuando no es así, el escritor es algún rebelde que expresa sus opiniones privadas y no la "línea del partido". La ortodoxia, cualquiera que sea su color, parece exigir un estilo imitativo y sin vida. Los dialectos políticos que aparecen en panfletos, artículos editoriales, manifiestos, libros blancos y discursos de los subsecretarios varían, por supuesto, entre un partido y otro, pero todos se asemejan en que casi nunca emplean giros de lenguaje nuevos, vívidos, hechos en casa. Cuando un escritorzuelo repite mecánicamente frases trilladas en la tribuna -"bestial", "atrocidades", "talón de hierro", "tiranía sangrienta", "pueblos libres del mundo", "marchar hombro a hombro"- se tiene el extraño sentimiento de no estar viendo a un ser humano vivo sino a una especie de maniquí: un sentimiento que se torna más intenso en los momentos en que la luz ilumina los anteojos del orador y se ven como discos vacíos detrás de los cuales no parece haber ojos. Y esto no es del todo imaginario. Un orador que emplea esa fraseología ha tomado distancia de sí mismo y se ha convertido en una máquina. De su laringe salen los ruidos apropiados, pero su cerebro no está comprometido como lo estaría si eligiese sus palabras por sí mismo. Si el discurso que está haciendo es un discurso que acostumbra hacer una y otra vez, puede ser casi inconsciente de lo que está diciendo, como quien entona letanías en la iglesia. Y este reducido estado de conciencia, aunque no es indispensable, es de todos modos favorable para la conformidad política. En nuestra época, el lenguaje y los escritos políticos son ante todo una defensa de lo indefendible. Cosas como "la continuación del dominio británico en la India ", "las purgas y deportaciones rusas", "el lanzamiento de las bombas atómicas en Japón", se pueden defender, por cierto, pero sólo con argumentos que son demasiado brutales para la mayoría de las personas, y que son incompatibles con los fines que profesan los partidos políticos. Por tanto, el lenguaje político está plagado de eufemismos, peticiones de principio y vaguedades oscuras. Se bombardean poblados indefensos desde el aire, sus habitantes son arrastrados al campo por la fuerza, se abalea al ganado, se arrasan las chozas con balas incendiarias: y a esto se le llama "pacificación". Se despoja a millones de campesinos de sus tierras y se los lanza a los caminos sin nada más de lo que puedan cargar a sus espaldas: y a esto se le llama "traslado de población" o "rectificación de las fronteras". Se encarcela sin juicio a la gente durante años, o se le dispara en la nuca o se la manda a morir de escorbuto en los campamentos madereros del Ártico: y a esto se le llama "eliminación de elementos no dignos de confianza". Dicha fraseología es necesaria cuando se quiere nombrar las cosas sin evocar sus imágenes mentales. Veamos, por ejemplo, a un cómodo profesor inglés que defiende el totalitarismo ruso. No puede decir francamente: "Creo en el asesinato de los opositores cuando se pueden obtener buenos resultados asesinándolos". Por consiguiente, quizá diga algo como esto: Aunque aceptamos libremente que el régimen soviético exhibe ciertos rasgos que un humanista se inclinaría a deplorar, creo que debemos aceptar que cierto recorte de los derechos de la oposición política es una consecuencia inevitable de los períodos de transición, y que los rigores que el pueblo ruso ha tenido que soportar han sido ampliamente justificados en la esfera de las realizaciones concretas. El estilo inflado es en sí mismo un tipo de eufemismo. Una masa de palabras latinas cae sobre los hechos como nieve blanda, borra los contornos y sepulta todos los detalles. El gran enemigo del lenguaje claro es la falta de sinceridad. Cuando hay una brecha entre los objetivos reales y los declarados, se emplean casi instintivamente palabras largas y modismos desgastados, como un pulpo que expulsa tinta para ocultarse. En nuestra época no es posible "mantenerse alejado de la política". Todos los problemas son problemas políticos, y la política es una masa de mentiras, evasiones, locura, odio y esquizofrenia. Cuando la atmósfera general es perjudicial, el lenguaje debe padecer. Podría conjeturar -una suposición que no puedo confirmar con mis insuficientes conocimientos- que los lenguajes alemán, ruso e italiano se deterioraron en los últimos diez o quince años como resultado de la dictadura.


[Continuará, por razones de espacio, en la próxima entrega]

*Extraído de George Orwell, "La política y el lenguaje inglés" (1946).

2 comentarios:

Teodoro dijo...

Jaime:

En el año 2004, Babía fue declarada Reserva de la Bioesfera, una manera de defender o preservar aquello que teniendo un valor indudable y que en muchos sentidos debe ser acotado frente a algunos intrusos que pudieran romper tanta fragilidad. ¿Acaso no habría que defender el lenguaje de su continua perversión? Quizá esto no sea mas que una butade o una exageración, pero lo bien cierto es que el lenguaje esta siendo sometido a un proceso de erosión, de desgaste y malformación, haciéndose de él algo que viene a ser utilizado con un grado des desvergüenza tal que con frecuncia nos puede pasar o bien que ya no sirva para su función primordial de ser un instrumento de entendimiento entre los hombres o que bien su nueva constitución pervertida nos haya obligado a acceder a el mundo querido y deseado por aquellos que lo han pervertido.

Y viene muy al caso, en la presente situación española, acceder a un texto como este que propones. Orwel no llego a conocer formas de degradación idiomática que hoy operan en el sentido de ir degradando nuestro habitat lingüístico, digamos la televisión, pero fue muy perspicaz en su delatar la perversión del lenguaje cuando de él pretenden apropiarse los discursos políticos de su tiempo y del nuestro propio.

Cómo poder contradecirle cuando dice”La ortodoxia, cualquiera que sea su color, parece exigir un estilo imitativo y sin vida” o cundo expresa que “casi nunca emplean giros de lenguaje nuevos, vívidos, hechos en casa”.

Si Jaime, la política se expresa crecientmente desde un ritintín que suena a lo consabido y la imaginación creativa va dejando paso a formas sutiles, o no tanto, de adoctrinamiento. El lenguaje, el ser intrumento de la imaginación creativa viene a dar paso a la aburrida lentitu del lugar común y con ello la muerte de su potencial emancipador, su esencia de ser expresión de la libertad individual y colectiva.

Gracias por tu post, por tu blog.

Un cordial saludo.

Jaime López dijo...

Gracias a tí, Teodoro, por tu comentario y como no, por visitar este lugar que es tambien tu casa.

Abrazos.

Vota este blog en Bitacoras.com ¡Gracias!

votar